¿Qué información puedes ver en las etiquetas de los vinos?

En este blog ya te hemos explicado muchas curiosidades sobre el mundo del vino, como el nacimiento de la uva en la viña o qué son los taninos, el alma de los vinos con Denominación de Origen Manchuela, pero… ¿a que no sabías qué información debe incluir una etiqueta del vino?

 

Saber esto es fundamental, porque te permitirá entender cuál es la diferencia entre un vino blanco, otro rosado y otro tinto, pero además conocerás distintas características relacionadas con los grados de alcohol o su procedencia. Si te fijas un poco más, además, acabarás viendo los detalles que hacen distintos a unos vinos de otros.

 

Si te anima la idea, vente con nosotros, porque te vamos a explicar todo lo que necesitas saber sobre las etiquetas de las botellas que consumes.

 

La legislación del vino: los requisitos de la etiqueta

La etiqueta es la carta de presentación de un producto, porque permite al consumidor conocer cuáles son las características de lo que está comprando. En el supermercado es común investigar todos los papeles para ver cuáles de los alimentos son sanos y cuáles tienen menos azúcares o menos grasas saturadas. Pues en el mundo del vino es parecido. Es el indicador que tienes de la calidad del vino, una vez te has decidido a comprarlo.

En Europa y en el caso del sector vitivinícola, la legislación es comunitaria. Esto significa que en España los etiquetados se deben adaptar a las directrices europeas y a la Ley de la Viña y el Vino. Además, cada Denominación de Origen, como la D. O. Manchuela, tiene sus propios reglamentos que pueden matizar o añadir detalles en el etiquetado.

Estas son las indicaciones legales que deben incluir todas las etiquetas de los vinos en nuestro país:

  • El grado alcohólico volumétrico adquirido. En este caso se indica el conocido porcentaje sobre el volumen o % vol.
  • La procedencia.
  • La categoría del producto vitícola según indique la normativa. En los vinos con nombre protegido de la D. O. puede llegar a omitirse.
  • El importador, en los vinos importados.
  • En los vinos con calificación, viene incluida la expresión Denominación de Origen Protegida o Indicación Geográfica Protegida y el nombre. Si existen métodos tradicionales puede llegar a omitirse, o en los casos en los que aparezca el nombre de la D.O.P. o I.G.P.
  • El embotellador o, si es un vino espumoso, el nombre del productor o del vendedor.
  • En los vinos espumosos se indica, además, el contenido de azúcar, en términos de brut nature, semiseco, semidulce o dulce.
  • Número de lote. Esta cifra permite identificar el vino y su procedencia, lo que termina estableciendo la “trazabilidad” del producto.
  • Presencia de sulfitos. Hay que declarar la presencia de sustancias alergénicas, como por ejemplo el SO2, en cantidades superiores a 10 mg/I.

Las indicaciones facultativas de la etiqueta del vino

Es un hecho que, cuanto más datos presente una etiqueta, más información tienes a la hora de elegir un buen vino para tus comidas. A las indicaciones obligatorias que establecen las leyes europeas se unen otras indicaciones que los fabricantes deciden poner para aclarar algunos aspectos de sus botellas.

Nos referimos a aspectos que puedes reconocer en la Denominación de Origen Manchuela, como la variedad de uva utilizada (en nuestro caso, la autóctona Bobal, la Macabeo, la Sauvignon…), la calificación de la añada (que en este 2020/21 ha resultado ser “muy buena”) o la unidad geográfica de procedencia (nuestra denominación de origen).

Te animamos a que eches un vistazo a nuestras etiquetas y nos digas qué elementos ves, o cuáles de ellos te llaman la atención. Seguro que descubres muchas novedades, como el pueblo donde se encuentran las bodegas que han producido el vino o la historia que hay detrás de sus viñedos. ¡Mucha sueret!

Deja un comentario

Síguenos en Instagram

#VinodeInfluencia #InfluentialWine
@manchuelawine