¿Qué es el cuerpo del vino? La clave de su esencia

El mundo del vino está lleno de conceptos interesantes que todo amante de la viticultura debe conocer. Ya te hemos hablado de los taninos y de las lías, que determinan una parte del sabor que tienen las botellas, así que hoy queremos ampliar tu fuente de conocimientos con otra idea que te va a encantar: ¿quieres saber qué es el cuerpo del vino?  

El cuerpo del vino: las sensaciones en boca

El cuerpo del vino hace referencia al grado de sensaciones que este evoca cuando lo degustas. Es decir, a las sensaciones rápidas y trigeminales que son aquellas que puedes sentir cuando ingieres un vino.

Las sensaciones varían en función al etanol, los taninos y diversas sustancias que contenga el vino mientras que, además de percibirlo en boca, estas sustancias modificarán el aspecto visual del vino. A mayor cuerpo mayor densidad visual. De esta forma también puede valorar el cuerpo en la parte visual de la cata y jugar a tratar de adivinar previamente el cuerpo de un vino.

Los factores que determinan el cuerpo del vino 

Ya sabrás por experiencia que un vino tinto, otro rosado y otro blanco nunca tendrán el mismo sabor. Esto es porque existen multitud de variables que terminan afectando a los matices de la uva, de forma que la variedad de la fruta es solo una parte del conjunto.

Estos son los factores más determinantes para el cuerpo del vino:

  • El alcohol. Mientras más alcohol tenga un vino, mayor será la sensación de calor y de densidad en el paladar. Para que te hagas una idea, los vinos con un nivel alcohólico sobre los 14% suelen tener un cuerpo completo. En tanto que aquellos con un nivel bajo los 12,5% suelen asociarse a vinos de cuerpo ligero.

 

  • Los taninos. Como te contábamos, los taninos también influyen en el cuerpo. Por si no lo recuerdas, son el elemento que le da astringencia y amargor a los vinos, y están presentes en las pepas y piel de la uva. Aunque hay cepas que tienen muy pocos taninos, sobre todo las blancas, mientras que las tintas tienen una gama mucho más variada. 

 

  • La acidez. ¿Te has dado cuenta de que aquellos vinos que te hacen salivar son más ácidos? Es lo que ocurre cada vez que, por ejemplo, bebemos una copa de un vino de cuerpo ligero. Al contrario sucede cuando bebemos vinos con acidez baja, porque sentimos que su cuerpo es mucho más redondo o completo.

 

Ahora que ya sabes lo que es el cuerpo del vino, ¿por qué no lo compartes con tus amigos? Recuerda que en nuestro blog tienes muchas entradas en las que te hablamos sobre cómo es el mundo del vino, para que puedas hacerte todo un experto de nuestra D. O. Manchuela. ¡Que lo disfrutes!

Deja un comentario

Síguenos en Instagram

#VinodeInfluencia #InfluentialWine
@manchuelawine