5 trucos para enfriar tus vinos D. O. Manchuela enseguida

Este otoño, el vino va a ser el protagonista. Las cenas con los suegros, las comidas con los amigos, las reuniones con los compañeros del trabajo… La Denominación de Origen Manchuela va a estar presente en nuestras mesas, así que tenemos que empezar a preocuparnos por qué botella vamos a elegir o cómo vamos a presentarla ante nuestros invitados.

 

En otros artículos te explicábamos cómo decantar un vino en condiciones, cómo servirlo como un profesional y cómo maridarlo con tus platos preferidos, pero hoy nos vamos a encargar de un apartado que puede marcar la diferencia: la temperatura del vino. En efecto, vamos a aprender cómo enfriarlo para servirlo a la temperatura adecuada.

 

¿Quieres saber cómo hacerlo? Te animamos a que sigas estos trucos para tener éxito en todas tus comidas.

 

Aprende a enfriar tu vino D. O. Manchuela en unos minutos

  • El método tradicional. Normalmente, cuando queremos enfriar el vino enseguida pensamos en la solución del agua y el hielo. Para llevarla a cabo solamente tienes que llenar un recipiente con estos dos ingredientes e introducir las botellas en el interior, con lo que mientras preparas la comida o la cena será tiempo más que suficiente para que el vino esté perfecto. En unos 15 minutos ya lo tendrás listo para servir.

 

  • La fórmula de la sal. Otra opción que no falla es, además de añadir agua y hielo en el recipiente, poner un par de cucharadas de sal a la mezcla anterior y remover. La reacción térmica que producen estos tres elementos permite que la sal absorba el calor de la botella del vino, de forma que el hielo puede enfriar la botella en cuestión de unos minutos.

 

  • El truco del papel de cocina. En el caso de que no tengas hielo en casa, ¡no debes temer nada! Siempre podemos envolver la botella con un papel de cocina mojado o paño empapado y meter la botella al congelador durante 10/15 minutos. Recuerda que solamente deberías hacerlo en casos de urgencia, porque esta puede explotar y dejarte el congelador en muy malas condiciones.

 

  • El procedimiento técnico. Un clásico es la funda enfriadora ajustable, capaz de enfriar la botella en otros quince minutos. Tan solo necesitas introducir previamente la bolsa en el congelador para que se enfríe y una vez listo, podrás enfundar tu botella en poco tiempo.

 

  • El caso de las uvas congeladas. Existe un truco poco conocido que seguro que te encanta, y que además te ayuda a sacar el mayor provecho de tus alimentos. Consiste en enfriar el vino con uvas congeladas. Basta con tener siempre una bolsita con uvas en el congelador y lograrás un efecto casi inmediato, con lo que el vino se enfriará rápidamente sin diluir el interior. Con esto, además, le darás un toque afrutado al vino que lo convertirá en todo una delicia.

 

En el caso de que quieras hacer el procedimiento contrario, es decir, calentar el vino porque está demasiado frío, también es muy fácil. Solo tienes que ponerlo junto a una fuente de calor unos veinte minutos antes de la comida, con un plato debajo para que el agua no chorree, o cogerlo entre tus brazos durante un rato. Verás cómo enseguida podéis disfrutar de un vino D. O. Manchuela de la más exquisita calidad y a la temperatura adecuada, en cualquier momento de la semana.

Deja un comentario

Síguenos en Instagram

#VinodeInfluencia #InfluentialWine
@manchuelawine