La Ruta del Vino de La Manchuela, ideal para conocer los vinos de la Denominación de Origen Manchuela

La Manchuela es una región privilegiada en el territorio manchego. Situada entre los ríos Júcar y Cabriel, es un punto turístico importante que viene delimitado al norte por la Serranía de Cuenca y al sur por los Llanos de Albacete. Es conocida por ser la cuna de los vinos de la Denominación de Origen Manchuela, que están fielmente representados en la Ruta del Vino de La Manchuela.

 

Desde hace más de 2.400 años, esta zona de la geografía peninsular ha sido el origen de numerosos viñedos cultivados por culturas tan distantes como la íbera o la romana. Sus condiciones climáticas favorecen un carácter de vino ecológico, que registra variedades únicas como la Bobal, emblema de la D. O. Manchuela.

 

En este artículo queremos hablarte de la Ruta del Vino de La Manchuela, una iniciativa hecha para aunar la gastronomía, el enoturismo y el entorno empresarial con el objetivo de atraer a todos los visitantes que quieran disfrutar de la comarca. Hoy te explicamos por qué merece la pena viajar hasta este emblemático lugar y qué papel tienen nuestros vinos en la imagen de la comarca.

 

La región de La Manchuela: un territorio idílico 

La Manchuela tiene un tamaño de 5.658,55 km² y está situada en una llanura característica de La Mancha. El colorido de sus parajes corresponde a la vegetación y, en especial, a los típicos cultivos de almendros, cereales o vid, alimentos cuya distribución tiene una gran importancia para su prosperidad económica.

 

Además, cuenta con unos amaneceres y atardeceres únicos por sus colores y formaciones que se dibujan entre la llanura y las lomas con una luz tan intensa como especial. Los restos históricos, con impresionantes pueblos, castillos y edificios religiosos hacen de esta región una visita obligada para los turistas que quieren adentrarse en los encantos de La Manchuela.

 

La Ruta del Vino de La Manchuela: pasión y viñedos 

La Ruta del Vino de La Manchuela nació para aunar tres valores clave que todo el mundo debería conocer: los vinos de la Denominación de Origen Manchuela, la exquisita gastronomía y la importancia del patrimonio cultural.

 

A través de varias campañas, como la que está activa para promocionar la región como destino enoturístico, se da a conocer el gran potencial de esta zona geográfica en toda España. Con una cómoda guía de empresas, bodegas y destinos, cualquier visitante puede planificar su fin de semana visitando lugares emblemáticos de La Manchuela.

 

Pero, si por algo destaca la cultura vitivinícola de esta tierra, es por la presencia de los vinos de la Denominación de Origen Manchuela. Ya sean tintos, rosados o blancos, cada uno de ellos se fabrica a partir de variedades exquisitas que nacen en la naturaleza, y la misión de la D. O. Manchuela como órgano colegiado de productores y organizaciones consiste en dar a conocer los grandes atributos de sus vinos al mundo.

 

Historia, tierra, clima, tradición y tecnología se dan la mano en sus 37 bodegas para ofrecer un producto de calidad que traspasa las fronteras del territorio nacional. Los premios españoles e internacionales que reciben cada año certifican la calidad de un vino de influencia capaz de convencer a todos los paladares con su exquisito sabor.

 

En alianza con la Ruta del Vino de La Manchuela, la Denominación de Origen Manchuela trabaja para que el nombre de la comarca y sus productos lleguen a lo más alto. Es por ello que ha dispuesto 23 vallas promocionales en sus municipios, para que todos los visitantes puedan sentir la familiaridad y el cariño que despiertan los vinos en su interior.

Deja un comentario

Síguenos en Instagram

#VinodeInfluencia #InfluentialWine
@manchuelawine