Combinaciones perfectas de un vino D. O. Manchuela con un buen queso

¿Alguna vez te la han dado con queso? Si sabes el origen de esta expresión, te habrás dado cuenta del cambio radical que se ha originado con respecto a esta expresión. Y es que, a día de hoy, se sabe a ciencia cierta que el mejor compañero de un buen vino es una cuña de queso. En la D. O. Manchuela sabemos qué clases de quesos son los mejores para acompañar a vinos elaborados con nuestras variedades de uva autóctonas; como son el caso de la variedad Bobal para vinos tintos y Macabeo para vinos blancos. Y es que no todos los quesos valen para todos los vinos. Acompáñanos para saber más sobre este matrimonio gastronómico y sus posibles combinaciones.

¿De dónde proviene la expresión que te la den con queso?

Una expresión que no solía sentar nada bien a nadie que se lo dijesen. Esto es debido a su origen, creado como una técnica cuanto menos picaresca proveniente del gremio comercial. Y es que eran los comerciantes del vino y los propios bodegueros los que, cuando intentaban vender sus vinos, ofrecían previamente una cata de sus caldos acompañada siempre de unos trozos de queso, normalmente quesos de un fuerte sabor que hiciese salivar a sus potenciales clientes. Pero ¿por qué? Desde luego no era por pura cortesía del comercial, sino más bien tenía el objetivo de despistar a los clientes en cuanto al sabor y los aromas del vino; los cuales no eran de una gran calidad debido a malas cosechas que en aquel entonces eran muy comunes, debido a factores climatológicos y la falta de experiencia. Es por ello que los quesos fuertes hacían salivar a los posibles clientes a la vez que lo acompañaban de una copa de vino, creyendo así que los aromas y sabor fuertes eran culpa del queso y, por tanto, no del vino consumido.

Antes de empezar a saber las mejores combinaciones de queso y vino párate a pensar, ¿sabes de verdad en qué consiste el maridaje? El maridaje consiste en la combinación de alimentos con vino, eligiendo siempre el vino que mejor se ajuste a cada tipo de alimento, para potenciar su sabor y aroma y, sobre todo, originar una experiencia más que agradable a nuestro paladar. Sin embargo, esta cultura ha ido evolucionando con los años. Muchos son los enólogos y expertos en la materia que han ido aportando su granito de arena en esta técnica que se ha convertido en un arte a la hora de sentarnos en la mesa. 

Aunque existen muchas reglas y trucos para perfeccionar el buen maridaje; hay dos que tienes que tener siempre en cuenta:

  • La primera es buscar el equilibrio perfecto entre los niveles de sabor y aroma tanto del vino como del alimento elegido para acompañar. Intentando siempre que uno no sea mucho más fuerte que el otro, lo que provocaría que este eclipsara al otro sabor.
  • Por otro lado, una regla general a la hora de consumir varios tipos de vino en un solo menú; no servir nunca vinos más potentes y con más cuerpo antes de otros más ligeros. Con esto conseguiremos extraer todos los aromas y el sabor a cada tipo de vino, evitando así que los ligeros sean eclipsados por el sabor que nos deja en el paladar un vino fuerte

¿Por qué el queso es el mejor maridaje para el vino?

Ya sabemos que el mejor compañero para una copa de vino son unos trozos de queso. La respuesta a esta pregunta es sencilla; y es que, el queso, además de ser un alimento que suele gustar a todo el mundo, comparte junto con el vino una característica que los hace únicos. Nos referimos a su gran variedad dentro del producto. Tanto el vino como el queso son dos productos los cuales, tienen infinidad de variedades. Estas variedades dependen mayoritariamente de su intensidad con respecto a su aroma y sabor. Elaborando así vinos y quesos muy suaves y afrutados y, por el contrario, algunos muy intensos, con aromas fuertes y sabor potenciado. Es por ello por lo que existen muchísimas combinaciones entre estos dos aliados, acompañándose el uno al otro siempre con los mismos niveles de intensidad y aromas. Aunque por norma general esto deba ser así, existen casos contrarios en los que un vino dulce puede ser un gran maridaje para quesos fuertes. 

A continuación, te dejamos los diferentes tipos de queso que existen según su intensidad y las mejores variedades de vino para combinarlos.

Quesos tiernos

Los quesos tiernos tienen un tiempo de curación de apenas una semana, por lo que tiene unos niveles bajos en su intensidad y aromas; con un gusto más afrutado, maridan mejor con los vinos fragantes, suaves, frescos… Es por ello por lo que la mejor opción para este tipo de quesos son los vinos blancos secos y vinos rosados. Las variedades de uva que mejor combinan con este tipo de quesos son Chardonnay y Macabeo, esta última es una variedad autóctona de la D.O La Manchuela, con la cual se elaboran grandes vinos de influencia cada vez más reconocidos.

Quesos semicurados

Este tipo de queso, como su nombre indica, tiene un tiempo de curación medio; entre los dos y los tres meses. Esto hace que tanto su sabor como su aroma se potencien, dando lugar a piezas más intensas que los tiernos. Aunque si es cierto que este tipo de queso marida muy bien con vinos blancos, siendo estos secos y menos afrutados; la mejor opción para este tipo de queso son vinos tintos jóvenes y suaves, ya que al tener menos taninos no ocultarán el sabor del queso en nuestro paladar.

Quesos azules

Este es uno de los pocos casos en los que se rompe una de las reglas generales del maridaje con vino. Y es que, aunque este tipo de queso tiene una curación media de cuatro meses por lo que tiene una gran intensidad con respecto a su sabor y aroma, como pueden ser los quesos Cabrales o Roquefort, uno de los mejores aliados de este tipo de queso es un vino blanco dulce y aromático. Sin embargo, no queremos decir que no maride bien con un vino tinto fuerte y con mucho cuerpo. En definitiva, es un queso versátil para maridar con el vino

Quesos curados 

Esta clase de queso tiene un tiempo estimado de curación de entre 4 y 6 meses, lo que da lugar a unos niveles intensos en su sabor. Es por ello por lo que, si no utilizamos un vino tinto estructurado y de alta intensidad, no apreciaremos apenas su sabor. En la D.O La Manchuela se elaboran grandes vinos de crianza con nuestra variedad de uva autóctona Bobal, que da lugar a reconocidos vinos excelentes para maridar con este tipo de quesos.

 

Ya tienes de forma general los tipos de vinos que son grandes acompañantes de cada variedad de queso. No obstante, hemos de tener en cuenta que, en la actualidad, cada vez son más los que se atreven a romper las reglas y a elaborar combinaciones de vanguardia entre estos dos grandes acompañantes. Esperamos que te haya gustado este post y te haya servido de ayuda, si quieres saber más sobre el mundo del vino, no olvides visitar semanalmente nuestro blog.

Recommended Posts

Deja un comentario

20 + siete =

Síguenos en Instagram

#VinodeInfluencia #InfluentialWine
@manchuelawine