Las ventajas del small data para las bodegas

La tecnología es una de las grandes aliadas de los agricultores y los viticultores en el momento de cuidar de los campos, porque permite optimizar las gestiones y disfrutar de servicios que respetan el desarrollo sostenible del medioambiente en cada zona. El small data es una de las herramientas que tienen las bodegas a su disposición para conseguir estos objetivos.

 

Este servicio permite abaratar los grandes costes que supone el Big Data, permitiendo la gestión y el análisis de grandes cantidades de datos, para mejorar sus opciones de venta y sus políticas de marketing, lo que les permite ofrecer sus vinos a mejores compradores y obtener una buena rentabilidad con ello.

 

En este artículo queremos enseñarte en qué consiste el small data, hablándote de sus ventajas y enseñándote cómo puedes utilizarlo para que tus cultivos sean más productivos y eficientes. ¿Te animas a descubrirlo con nosotros?

 

El small data, estas son sus ventajas para las bodegas

 

Según el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI), en 2018 el 11 % de las empresas españolas y el 12 % de las europeas utilizaron técnicas de Big Data. Es un porcentaje aún bastante pequeño, pero en clara tendencia ascendente, si bien es verdad que solo las empresas más grandes se servían de esta tecnología para mejorar sus porcentajes de ventas.

 

Esto implica que los avances digitales son cada vez más prometedores en este campo, no solo para estas compañías, sino también para las bodegas en forma de pymes que quieran hacer pequeños desembolsos para optimizar toda su gestión desde dentro.

 

Estas son las ventajas del small data para las bodegas:

 

  • Los datos son fáciles de conseguir. El Big Data usa complejos algoritmos y operaciones matemáticas para extraer información práctica de millones de datos. En cambio, el Small Data parte de datos cotidianos, como los que nos proporcionan las redes sociales o los que nos dan los propios consumidores.

 

  • Ayuda a definir el consumidor potencial o final. Permite analizar y estudiar toda la información que recopila la bodega, lo que permitirá crear un perfil consumidor potencial: dónde vive, qué necesita, qué le gusta, qué le motiva a comprar…

 

  • Permite crear experiencias personalizadas. Las conclusiones que extrae el Small Data nos hacen conocer mejor al cliente, lo que permite ofrecerles experiencias adaptadas a sus gustos y a sus necesidades.

 

  • Amplía las posibilidades de venta. Una campaña que se dirija justo al consumidor que más probabilidades tiene de comprar tendrá más éxito. De la misma forma, las experiencias personalizadas dejan recuerdos positivos que permiten fidelizar a los clientes a largo plazo, de forma que podrán volver a por los mismos productos en el futuro.

 

  • Identifica a los consumidores más valiosos. No todos los consumidores potenciales serán un cliente final; hay que saber identificar cuáles tienen más opciones de comprar y dirigir nuestros esfuerzos a ellos. Algunos estarán muy interesados, mientras que otros necesitarán un pequeño refuerzo para dar el paso adelante y convertirse en fieles seguidores de la marca.

 

  • Ayuda a mejorar el retorno por inversión de las campañas. El ROI es un concepto importante que permite medir si una campaña ha tenido éxito en el público objetivo hacia el que se dirigía. El small data permite contabilizar toda esta información para extraer las mejores conclusiones en cada caso.

 

El small data es una tecnología que cada vez tiene más adeptos en el presente, pero que tendrá mucho mayor recorrido en el futuro. Las bodegas ya pueden preparar sus estrategias para incorporarlo en su día a día, lo que les permitirá medir mejor la producción o el impacto que tienen sus estrategias de marketing en sus competidores.

Deja un comentario

Síguenos en Instagram

#VinodeInfluencia #InfluentialWine
@manchuelawine